LA VIRGEN DE LAS VACAS

-SEBASTIAN DIAZ 1.258-

Si decimos simplemente Sebastián Díaz 1.258, a la mayoría de los presentes no les diría nada pero para los Patronos del Ilustre Patronato de la Santísima Trinidad y Nuestra Señora de las Vacas, es un nombre y una fecha para retener en nuestra memoria, pues representa la primera aparición escrita de la existencia de “SANTA MARIA DE LAS VACAS”.

   

De donde salen estos datos, pues de tres prestigiosos escritores sobre la historia de Ávila como son: Fray Luis Ariz, monje benedictino, en su libro, “HISTORIA DE LAS GRANDEZAS DE AVILA” del siglo XVI,(16) el padre Bartolomé Fernández Valencia, Beneficiado de la Iglesia de San Vicente, en su libro “HISTORIA DE SAN VICENTE Y GRANDEZAS DE AVILA”, en el siglo XVII,(17) y Juan Martín Carramolino, en su libro “HISTORIA DE AVILA, SU PROVINCIA Y SU OBISPADO”, del Siglo XIX.(19)

Escribe el Padre Ariz, en su libro “HISTORIA DE LAS GRANDEZAS DE AVILA” del siglo XVI,(16) sobre Nuestra Señora de las Vacas, que siendo encomienda de la Orden de San Juan y del Santo Sepulcro de Jerusalén, fue promovido pleito entre la orden, representada por Fernando de Fonseca, administrador perpetuo y Diego de Aranda, Comendador de Santa María de las Vacas, contra los Patronos y Cofrades de la Hermandad, por el pago de cuarenta Maravedíes y escribe:

“ ... Confirma esta verdad, un asiento, y dotación de aniversario que esta en los libros de los óbitos, de la Santa Iglesia Mayor de Avila, que dice: Sebastián Díaz comendador de Santa María de las Vacas, yace en la Capilla de San Antón, con aniversario en dieciséis de Junio. Fino era 1.296 que fue año. Por manera que a trescientos y cuarenta, y tantos años que era encomienda”.

De este escrito deducimos que si a 1.296 le quitamos los 38 años de diferencia que se contaban en el siglo XIII,(13) con relación al nacimiento de Cristo, llegamos a 1.258. Así mismo, Bartolomé Fernández Valencia escribe en el apartado dedicado a Nuestra Señora de las Vacas, que ha tenido es su poder escritos de un compromiso de concordia firmado ante el Obispo Don Alfonso Carrillo de Albornoz, sobre las diferencias surgidas entre Fernando de Fonseca, protonotario apostólico, prior del Santo Sepulcro de la ciudad de Toro y administrador de la Orden de San Juan en los reinos de Castilla, Portugal y Navarra, y Fray Diego de Aranda, comendador de Santa María de las Vacas de Ávila de una parte y de la otra el Bachiller Marcos de Barrionuevo en representación de los Patronos y Cofrades de la Hermandad de la Trinidad y de las Vacas, siendo provisor del Obispo en el acto, el Notario eclesiástico Pedro López Dávila, en la audiencia eclesiástica celebrada el 27 de Julio de 1.512 y en este año se habían cumplido doscientos cincuenta y cuatro años que era Encomienda de San Juan desde el año 1.296 que fino Sabatían Díaz comendador de Santa María de las Vacas, según consta en el libro de óbitos de la Catedral.

Igualmente que en el escrito del Padre Ariz, desembocamos en el año 1.258, restando 254 años al año 1.512.

   

El escritor Juan Martín Carramolino escribe acerca de la Ermita de las Vacas:

“Es tan antigua su iglesia, que se ignora su origen, aunque las mas viejas cronicas de Avila atestiguan que este templo, el de San Segundo y el del Monasterio de Nuestra Señora de la Antigua, de que ya hemos hablado, existian ántes de la perdida de España... ”

Coincide Martín Carramolino, con Ariz y Fernández Valencia, en el año 1.258 como fecha más antigua, en la que aparece el nombre de Santa María de las vacas, y escribe:

“ lo cierto es que ya a mediados del siglo XIII pertenecia esta iglesia á la inclita órden de los Caballeros de San Juan de Jerusalem, puesto que en su archivo existia hace años una escritura de compromiso por la cual Frey D. Diego Aranda, comendador de Santa Maria de las Vacas de Avila, y Frey D. Fernando de Fonseca, Prior del Santo Sepulcro, en nombre y representacion de toda la órden en las lenguas de Castilla, Portugal y navarra, transigian y concordaban con el Bachiller Márcos de Barrionuevo, como apoderado de las cofradias de la Trinidad y las vacas, cierto Pleito, en el cual aparecia ya un instrumento que acreditaba que la Iglesia de las Vacas era la cabeza de la Encomienda de su nombre en el año 1.258, en que a la sazon estaba de Comendador de Santa Maria de las vacas, Sebastian Diaz, persona, titulo y fecha justificados por el libro de óbitos de la Santa Iglesia catedral, que á la sazon regia.

De todo lo citado en los escritos de Ariz, Fernández Valencia y Martín Carramolino, confirmado oralmente por el prestigioso historiador abulense Tomas Sobrino, deducimos que la historia de la Virgen de las Vacas se remonta, como mínimo, al año 1.258 y posiblemente a muchos años antes, siendo Sebastián Díaz, la primera persona, que se conozca, relacionada con Nuestra Señora la Virgen de las Vacas.

Por lo tanto podemos asegurar que el hoy Ilustre Patronato de la Santísima Trinidad y Nuestra señora de las Vacas antiguamente Encomienda tiene una antigüedad de 757 años.